Estás aquí: Inicio / Alimentación / La importancia del control de líquidos

La importancia del control de líquidos

El control en la ingesta de líquidos es muy importante en los enfermos renales. La cantidad de líquido recomendada varía en función del estadío de la enfermedad en que el paciente se encuentre, así como de la causa que haya provocado su enfermedad renal. Por tanto la ingesta habrá que adecuarla a las necesidades de cada paciente, teniendo en cuenta también si mantiene o no diuresis (orina) y la cantidad de la misma. 

Los pacientes en prediálisis deberán adecuar la cantidad de líquido que ingieren a su estado de hidratación y diuresis.

En el caso de los pacientes en hemodiálisis o diálisis peritoneal es el nefrólogo quien determinara el nivel de líquido que puede ingerir. Cuando el paciente inicia diálisis, dependiendo de la función renal residual y esquema de diálisis que tenga, se ajustará la cantidad de liquido que se puede ingerir para llegar al peso seco adecuado, intentando que no haya ganancias excesivas de peso interdiálisis. En los pacientes que mantienen función renal residual aceptable la restricción de líquidos puede ser menos estricta que si han perdido completamente la diuresis. En función de si existe diuresis o no se podrá beber más o menos líquido, siempre con control del nefrólogo para evitar sobrehidratación.

Con carácter general lo más recomendable es beber agua en lugar de bebidas gaseosas (debido a su contenido en fosfatos) o zumos (debido a su contenido en potasio). Si el paciente opta por el consumo de agua mineral natural, recomendamos que ésta sea agua de mineralización muy débil. En el caso de los pacientes diabéticos el zumo tampoco está recomendado por su mayor índice glucémico.

 

11

Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top